08
Nov

CADUCIDAD VIRTUAL

Blog

LIBRE COMO EL VIENTO

Hace tiempo que no escribo por aqui,cómo muchas que empezamos un blog

hace muchos años hemos acabado cansadas y hastiadas de las redes sociales.

Primero la presión que sientes por dar un buen servicio a tus seguidores,

leyendólo todo y estando a la última de casi todo,es agotador.Apenás duer-

mes y lo que hacias por placer acaba convirtiéndose en tedio.

Yo me di cuenta cuando pase de leer varias publicaciones de Vogue sin

mirar el reloj y como si no hubiera un mañana,a pasar a leer por encima,

a subrayar y a llenarlo todo de post it.Puagh!.Qué lo hago por amor al

arte no gano un duro,de dónde sale éste tremendo stress?

Estos dias atrás la blogger Essena O´Neill,estrella de instagram cerró su

cuenta para denunciar la falsedad de las redes sociales.Estaba cansada de

hacerse más de cuarenta fotos para escoger una en la que su vientre saliera

perfecto.Llegó a recibir más ropa de la que podia ponerse y no era feliz.

Sólo vivía para tener más seguidores.

Se acaba viviendo un mundo superficial en el que acabas más pendiente de

tener más seguidores que de disfrutar el momento.No sabes ni en que ciudad

estás ni en que mes vives.Sólo vives para las redes.

Y lo entiendo perfectamente,vas a un restaurante de moda y estás más pen-

diente de sacar la foto del plato y publicarlo que de disfrutarlo y sabo-

rearlo en ese mismo instante.

Ésta vida absurda hace que la gente no disfrute de los momentos sino que

saque fotos y videos,pero realmente lo viviste?.

No digo que las cosas que mucha gente publica en internet no sean intere-

santes,más bien lo contrario,he descubierto a creadores increibles,a nove-

listas impactantes,a diseñadores sorprendentes...Pero quiero disfrutarlo!

Por el placer de ver,aprender y conocer...Sin necesidad de contarlo.

Creo que en muchos casos las redes sociales se han convertido en una peque-

ña esclavitud donde ver y dejarse ver.Quizás estoy en una etapa donde lo

que antes me fascinaba ahora me aburre.

Por eso prefiero tomar una copa de vino en mi terraza con una luna increíble

y disfrutar del momento presente con todos sus ruidos y sensaciones.

Y me da igual que nadie lo sepa,lo se yo y eso es suficiente.

Vivir sin ataduras virtuales,sin necesidad de que todo el mundo siga tus

pasos y sobre todo disfrutar del anonimato y del momento.

Carpe Diem!




Share